IPC | Talleres

  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • IPC | Talleres
  • Ubicación:
    La Palomera, Baruta - Caracas Venezuela
  • Fecha:
    2019
  • Cliente:
    Oficina Externa de los EE.UU para Venezuela
  • Equipo:
    Enlace Fundación, Fundación Bigott, Comedor Puntos Solidarios, Laboratorio Ciudadano de No Violencia Activa, Ensayo Colectivo, Taller Cuadernillos, Taller Verde, Colegio Miguel José Sanz, Colegio Concentración 094, Liceo Alejo Fortique y Preescolar Manuel Felipe Rugeles.
  • Fotografía:
    Enlace Fundación
  • Compartir en

Parte de la experiencia del programa Integración en Proceso Caracas incluye un trabajo realizado por artistas y paisajistas con diversos grupos de la comunidad. “Arte y comunidad – propuestas para la integración” generó espacios de encuentro y aprendizaje para niños, adolescentes y adultos de la comunidad La Palomera.

Taller Cápsulas Culturales
Entre febrero y mayo de 2019, los niños del colegio Concentración 094, la escuela municipal Miguel José Sanz y el preescolar Manuel Felipe Rugeles aprendieron a bailar diversas danzas tradicionales venezolanas. Una propuesta de activación de la agrupación Ensayo Colectivo (Fundación Bigott) y Tradición 360, que reúne a los artistas María Alejandra Orozco, Harold Palacios, Nicolás Brito, Sara Medina, Keyner Quiñónez, Crisfremeli Marrero y Paola Puga. La iniciativa se dio a conocer como “Cápsulas culturales” que consiste en una propuesta de sensibilización hacia la cultura popular venezolana, realizando performances de expresiones danzarias tradicionales de Venezuela. La metodología de enseñanza en cada colegio y luego la presentación de las coreografías con los niños en el espacio público, comprobó ser una forma muy potente de integración entre niños, entre adultos y niños, y entre la comunidad de La Palomera y un publico caraqueño más amplio.

Taller Cuadernillos de Cordel
Estudiantes del Liceo Alejandro Fortique realizaron un trabajo de observación y dibujo en La Palomera y el casco de Baruta. Rosnenyer Guevara, Anniel Ruiz, Luciano Chacón, Glendys González, Dylan Ortiz participaron en el taller “Cuadernillos de Cordel” que organizaron los artistas y facilitadores Gabriel Pérez, Ámbar Armas, Wifer Márquez y Paula Mercado, entre los meses de febrero y mayo de 2019. Los jóvenes aprendieron a utilizar técnicas gráficas artesanales como la xilografía (grabado en madera), y convirtieron los dibujos que imaginaron a partir de sus recorridos en grabados. Estas imágenes están contenidas en varios cuadernillos que se exhibieron en su liceo y ahora comparten aquí en la Hacienda La Trinidad.

Taller La Casa se hace con el Cuerpo
El cuerpo es una herramienta para entender el espacio y para acercarse y comprender al otro. Mediante actividades lúdicas con los niños del barrio, el taller “La casa se hace con el cuerpo”, que dirigieron María Fernanda Abzueta y Dora Peña del Laboratorio Ciudadano de No Violencia Activa entre febrero y mayo de 2019, se exploró la identificación del espacio: el espacio personal del cuerpo, el espacio privado de la casa y el espacio público de la comunidad. De esta forma se apunta a diluir, a largo plazo, las fronteras físicas y culturales que separan el barrio y el resto de la ciudad. Se busca tejer comunidad a través del cuerpo y explorar las conexiones entre espacio y hábitat.
En el taller participaron niños de entre 6 y 12 años del comedor Puntos Solidarios: Karly González, Christian Aguilera, Marcos Aguilera, Marilyn Segovia, Andrea Pérez, Karen González, Aleanny Viera, Mariela Maricuto, Santiago Díaz, Jandary Valery, Valeriana López, Khlysmerli González, Ivana Borges, Karinani Cabrera, Kender Jiménez, Camina Rico, Enyerber Torres, Natacha Gómez, Yilfredo Rodríguez, Rogeilys Cardozo, Karelys Cabrera, Natalia Díaz.

Taller Verde, jardines de La Palomera
El Taller Verde, realizado por Gabriel Nass y Ambar Armas desde febrero 2019, se dedicó a mapear los jardines de La Palomera, conociendo a sus dueños, levantando sus historias y haciendo visible una riqueza de conocimiento sobre las plantas. Está, por ejemplo, la casa de la señora Taís Noriega –que junto a su esposo cuidan de las pocas palomas que aún quedan en La Palomera–, tienen una mata de parra y una pequeña mata de mango que da frutos. También se conoció el jardín de la señora Elizabeth, quien heredó su amor por las plantas de su madre y junto a su hermano cultivan un pequeño oasis de pinos, palos de la felicidad y malojillo. El señor William Díaz, conocido en la comunidad como “Catalina”, mantiene desde hace 20 años junto a su hermano Víctor un conuco donde cultivan más de 50 especies de plantas. La señora Marina se enorgullece de tener un jardín que ya tiene 30 años con hermosas orquídeas y calas, así como un arbusto de azahar que aromatiza la entrada. El señor Alfonso Carrasco, uno de los fundadores de La Palomera, tiene un árbol de aguacate que data de hace 20 años.
Conocer y difundir la existencia de estos jardines desmiente el mito de que en el barrio no hay nada verde. El levantamiento reveló no solo una gran diversidad de especies, sino también unas conmovedoras historias de la relación que tienen los habitantes con sus plantas.

+ver vídeo